Son cuerpos aromáticos, volátiles, que se pueden extraer del vegetal por destilación.


Son solubles en las grasas y disolventes apolares. Su solubilidad es media en alcohol y mala en agua.

Cuando los aceites esenciales son concentrados y purificados, se debe  de tener mucho cuidado con su administración; ésta debe ser en dosis muy pequeñas, ya sea como ingestión, ya sea como inhalación.

La familia de las labiadas al que pertenecen la Farigona, la Sajolida, el Romero, etc, los contienen en gran cantidad.

 

Se pueden localizar en cualquier parte de su tejido, desde las flores ( lavanda, rosa ), las hojas (orégano, menta), o la raíz (cúrcuma, vetiver), hasta las cortezas (canela) o los frutos (pimienta, badiana, anís verde, nuez moscada). Ciertas familias, como las coníferas, rutáceas, umbelíferas, mirtáceas o labiadas, suelen contener una mayor concentración de aceites esenciales.

 

Acción, existen más de 100 aceites esenciales con utilidad terapeutica, por lo que se ha creado una rama especial de la fitoterapia denominada "Aromaterapia".

 

Reciben también el nombre de esencias. Son combinaciones aromáticas de diversas sustancias orgánicas ( alcoholes, aldehídos, cetonas, ésteres, éteres, terpenos, fenoles, cumarinas …)