RECOLECCIÓN , SECADO Y ALMACENAMIENTO


Recolección

Las plantas nunca deben estar húmedas por la lluvia o el rocío . Por tanto, no se deben recoger nunca con niebla, lluvia o humedad . En general, el mejor momento es en las últimas horas de la mañana .
 
Se debe evitar aplastar las partes frescas recolectadas .

Las plantas recolectadas , no se deben amontonar cuando aún estén frescas .

Las plantas deben estar limpias de tierra y de malas hierbas .

La recolección debe hacerse en ese momento que la planta tiene el máximo contenido en principio activo . Raíces, rizomas, tubérculos y bulbos se recolectan en otoño o principios de invierno. Hojas en el momento vegetativo anterior a la floración . Sumidades floridas en la época de floración. Frutos carnosos, en plena madurez . Frutos secos, en general, cuando se inicia la madurez .

En cuanto al mejor momento del día para recolectar ofrece oscilaciones durante el día: las plantas con esencias, las sumidades cortadas por la mañana temprano parece que tienen más riqueza que recogidas al mediodía.

También se produce una variación del contenido del principio activo de la planta según la altitud .

 

Secado

El secado tiene por objeto extraer el contenido acuoso del organismo del vegetal a fin de que la planta pueda conservarse mejor y mantenga el color más parecido al de origen, fresco . El secado se hará en cuanto se haya terminado la recolección.

 

Almacenamiento

El almacenamiento necesita un local seco, bien ventilado y sin mucha luz . Se debe vigilar el estado de la materia almacenada y comprobar que no tenga humedad ni parásitos.