DENOMINACIONES

TIAMINA; antiguamente se denominaba aneurina, vitamina antineurítica o factor beri-beri.

 

ABSORCIÓN Y METABOLISMO

Se absorbe en el intestino delgado donde se fosforila a pirofosfato de tiamina (TPP), su forma funcional; así es transportada hacia el hígado y, de este, al resto del organismo.

El organismo no puede almacenarla y el excedente del aporte diario será eliminado por la orina.

Los taninos del café o del té dificultan su absorción, por formar un compuesto insolubles con la vitamina.

 

SINERGIA CON OTROS NUTRIENTES

·                 Actúa en sinergia con el resto del complejo B.

·                 Disminuye las necesidades de vitamina C.

 

FUENTES NATURALES

Las mayores fuentes son la levadura de cerveza y los cereales germinados. Se encuentra en las semillas, frutos secos y en la cutícula y embrión de los cereales integrales. Los lácteos son relativamente pobres en esta vitamina. Con el refinado de los cereales se puede perder el 60-80%.

-          Es estable a la luz y al ambiente ácido. Sensible al calor, especialmente al húmedo, al agua clorada, a los alcalinos (bicarbonato...), al ácido sulfuroso (E-220, conservante en frutos secos) y a los sulfitos (blanqueantes de las patatas congeladas); se pierde con la cocción a 100ºC. Mejor cocinar a fuego lento, al vapor o asados.

-          El pescado y marisco crudo contiene una enzima llamada tiaminasa que destruye o inactiva la vitamina B1; esta enzima se inactiva por el calor.

 

 

NECESIDADES

·                 La necesidad diaria es de:

Lactantes

Niños

Adolescentes y adultos

Embarazada y mujer lactante

0’3 mg

0’5 – 0’9 mg

1’2 mg

1’4 – 1’8 mg

 

·                 Las necesidades aumentan cuando los carbohidratos constituyen la principal fuente de energía. Las dietas muy ricas en hidratos de carbono exigen dosis altas de vitamina B1, por tanto, aumentan las necesidades.

 

 

TERAPÉUTICA

Es más efectiva dándola junto al resto del complejo B. La Terapia Ortomolecular trabaja con dosis de 100 a 300 mg/día repartidas a lo largo del día o en comprimidos de liberación lenta. Parece ser que dosis superiores a 20 mg no se absorben bien, a menos que se administren espaciadas durante el día.

 

TOXICIDAD Y EXCESO

Un suministro excesivo de B1 (tiamina) puede afectar a la producción de tiroides e insulina y causar deficiencias de B6, así como la pérdida de otras vitaminas del complejo B. Sin embargo, la toxicidad es rara.

Vía intramuscular puede dar reacciones alérgicas en la piel, temblores, herpes, edema, aceleración del pulso... Los síntomas desaparecen al disminuir la dosis.

La toma oral de dosis incluso masivas de B1, no comporta prácticamente ningún riesgo ni peligro para el ser humano. Se han comprobado dosis de 2 g/día en atletas de EE.UU. sin que hayan padecido ningún efecto tóxico.

 

FUNCIONES

¨    SOBRE EL METABOLISMO CELULAR

·                 Es cofactor de tres enzimas importantes del metabolismo: piruvato decarboxilasa (PyrDC) y alfa-cetoglutarato decarboxilasa en el ciclo de Krebs; y transcetolasa en la vía de las pentosas (vía alternativa de oxidación de la glucosa).

Otros cofactores de estas enzimas del ciclo de Krebs son las vitaminas B3 y B5.

·                 La piruvato-DC cataliza la transformación de piruvato a acetil-CoA en la entrada al ciclo de Krebs, proporcionando substrato oxidable para la generación de energía. Esta reacción es la primera afectada por el déficit de B1.

Es necesaria para metabolizar grasas, proteínas y ácidos nucleicos, pero se vincula principalmente con el metabolismo de los glúcidos.

 

METABOLISMO GLUCÍDICO:

·                 Por su intervención en el ciclo de Krebs, permite la asimilación y la obtención de energía a partir de la glucosa. Esta acción es imprescindible para que las neuronas y la célula muscular (especialmente, cardíaca) obtengan energía de la glucosa.

   ·                 Favorece la síntesis de glucógeno por el hígado y la lipogénesis (formación de lípidos a partir de glúcidos), regula la glucemia.

·                 Funciones derivadas de su acción sobre el metabolismo glucídico: se considera un factor de crecimiento (es necesario para el buen desarrollo fetal y de los niños) y un factor oréxico (abre o estabiliza el apetito, en los niños, en anorexia y en bulimia). Es necesaria para la asimilación de almidones, azúcares y alcohol, mejora la digestión y asimilación de alimentos glucídicos.

 

¨    EN EL SISTEMA NERVIOSO

Su carencia produce alteraciones especialmente localizadas en el sistema nervioso, esto es debido a su papel esencial para el metabolismo de los glúcidos, que son la única fuente de energía de las células nerviosas. Por eso es fundamental para la conducción nerviosa y neuromuscular, es básica en el metabolismo del cerebro (mejora la función cerebral nerviosa y cognitiva, aumenta la agilidad mental) y en transmisión nerviosa que regula la actividad cardíaca y la tensión arterial.

·                 Tiene una cierta acción antiálgica en caso de neuralgias y neuritis.

¨Sistema neuromuscular

·                 Imprescindible para que se produzca la conducción del impulso nervioso en la placa motora, importante tanto en el músculo esquelético como en el cardíaco.

·                 Al hacer más eficiente la asimilación de glúcidos, permite la correcta producción de energía muscular, disminuyendo el tiempo de recuperación tras el esfuerzo y previniendo la formación de ácido láctico (que ocasionan los calambres musculares llamados “agujetas”). Debido a esto es muy útil en el deporte y en el mantenimiento del tono muscular.

 

CARENCIA

Está muy extendida en países donde se consume arroz blanco (refinado) y pescado crudo en abundancia. También la padecen individuos que consumen una dieta excesivamente refinada.

En las Filipinas para la lucha contra el beri-beri ha alcanzado gran éxito el enriquecimiento del arroz limpio con B1.

 

Causas de carencia de vitamina B1

 

·                 FALTA DE APORTE: dieta excesivamente refinada, de alimentos muy manipulados (exceso de cocción...) o en dietas de calorías "vacías" (muy rica en azúcar y refinados).

En las dietas muy refinadas y ricas en azúcares de asimilación rápida hay causa doble: por un lado, hay un déficit de aporte y por otro, un aumento de las necesidades. Para metabolizar el exceso de hidratos de carbono el organismo toma más B1 de la habitual, limitando la que le corresponde al cerebro y provocando un déficit funcional cerebral de vitamina B1.

·                 ALTERACIÓN EN LA ABSORCIÓN: el consumo de taninos (en el café y té) altera la absorción de la vitamina presente en otros alimentos. El tabaco y el alcohol también reducen la capacidad de asimilación.

·                 ALTERACIÓN EN LA ABSORCIÓN y AUMENTO DE NECESIDADES: abuso de alcohol que interfiere en la absorción intestinal y que, para neutralizar su metabolito tóxico (acetaldehido), consume un extra de vitamina B1 y cisteína. Además, interfiere en el metabolismo hepático de las vitaminas.

 

Síntomas de carencia de tiamina

La deficiencia en etapas tempranas o leve

A parte de los síntomas comunes a cualquier malnutrición, se producen dolor precordial, alteraciones neurológicas (parestesias en brazos y piernas, molestias dolorosas) y psíquicas (alteraciones de la personalidad, fatiga mental, pérdida de memoria y alteraciones del sueño).

Si la carencia va en aumento, habrá insuficiencia respiratoria y leves alteraciones cardíacas. En estos casos conviene administrar B1 asociada a otras vitaminas del complejo B; no hay peligro de sobredosis.

 

La deficiencia aguda:

·                 La hipoglucemia cerebral puede llevar al deterioro del hipotálamo con manifestación de náuseas, apatía, anorexia, cambios en la conducta e insomnio. También, estreñimiento con dolor abdominal y precordial. Finalmente, aparece debilidad muscular y polineuritis (hormigueos en los dedos y en las plantas de los pies y en las pantorrillas). Es especialmente peligroso en el lactante.

 

La deficiencia crónica o continuada

La deficiencia continuada conduce al beri-beri (en cingalés significa debilidad-debilidad), se presenta en dos formas: .)

El beri-beri cerebral o síndrome de Wernicke-Korsakoff:.)

 

        

APLICACIONES EN TERAPIA ORTOMOLECULAR

 

·                 Estados carenciales de vitamina B1: estrés, depresión crónica, hepatopatías crónicas, síndrome de mala absorción, etc. En dietas muy refinadas, en fumadores, etc.

·                 Cardiología: en insuficiencia cardíaca, primaria o secundaria; en el corazón senil, o en el tratamiento post-infarto. A dosis de 10, 50 ó 100 mg/día.

·                 Sistema nervioso: alteraciones psíquicas (mala memoria, dificultad en la concentración, depresión, ansiedad). O neurológicas: neuritis, polineuritis alcohólica o del fumador, neuralgias (ciáticas, neuralgia facial, herpes zoster, neuritis ópticas...) normalmente requiere dosis altas, de 250-500 mg 2-3 veces al día.

·                 Alteraciones endocrinas: diabetes, hipertiroidismo, insuficiencia corticosuprarrenal...

·                 Niños: en anorexia, retrasos del crecimiento, adelgazamiento, astenias y apatías, insuficiencias digestivas y trastornos gastrointestinales. Dosis de 2-5 mg/día.

·                 Vómitos del embarazo.

·                 Alcoholemia y resaca: tratamiento rápido y eficaz para borracheras y resacas. Con la ingesta de 1 g de B1 o la inyección intramuscular, el malestar remite; si persiste, proseguir al día siguiente.

·                 Preventivo de picaduras de mosquitos: en un estudio con 100 personas, el 70% se libró de picaduras con 100 mg/d.