LAS PROTEÍNAS,

 

Contienen dos elementos esenciales para nuestro organismo que son el Nitrógeno y el Sulfuro.

 

Las proteínas son junto a las grasas, una fuente importante de hidratos de carbono. 

 

La base proteica de nuestro cuerpo depende directamente de la dieta que ingerimos, es decir, del número de proteínas que incluimos en nuestra alimentación. Las proteínas son moléculas que se pueden romper y transformar en partículas más simples, los aminoácidos.

Las proteínas son una gran cadena de aminoácidos y son precisamente estas sustancias más simples las que otorgan unas características especiales y exclusivas a cada proteína.

 

La capacidad para transformar un aminoácido en otro es bastante limitada, algunos de ellos, además, no pueden ser producidos por el organismo y se deben conseguir a partir de la alimentación. Son los llamados AMINOÁCIDOS ESENCIALES.  Son nueve: Isoluecina, Leucina, Lisina, Metionina, Fenilalanina, Creatina, Triptófano, Serina e Histidina.

Otros aminoácidos pueden convertirse en esenciales sólo en determinadas etapas de nuestra vida, durante el crecimiento, en estados de debilitamiento, estrés o convalecencia. Son momentos en que la capacidad de síntesis está debilitada y el organismo crea unas necesidades nuevas.

 

El objetivo básico de los aminoácidos es el de producir energía, en forma de acetato o de glucosa, se podría decir que son la gasolina básica para la combustión y el buen funcionamiento de los tejidos del organismo.

 

*existen determinados grupos de población que sufren carencias a causa de varios factores. Es el caso de los personas drogodependientes y alcohólicas a causa de sus hábitos alimentarios irregulares. También es el caso de los enfermos con trastornos crónicos de las vías intestinales o aquellas que han sufrido traumatismos, politraumatismos o quemaduras graves. Por último se incluirían dentro de este grupo los enfermos hepáticos y de riñón, es tos últimos suelen eliminar muchas proteínas por la orina, de manera que presentan importantes carencias.