La FitoCosmética, la evolución de las Plantas Medicinales

Entiendo desde mi punto de vista como Fitoterapeuta que la FitoCosmética es la evolución de las Plantas Medicinales. 

 

Es el paso evolutivo que en su día las conocidas aquí en Catalunya, las Remeieres o Trementinaires, y que en el País Vasco, las Herboleras, hicieron en su generación, llevando el conocimiento de las plantas a la elaboración de productos para curar diferentes males. 

 

Conocimiento que se transmitia de generación en generación entre las mujeres de la casa. Conocimiento que con los años se fué extendiendo, los llamados hoy "los Remedios Naturales o Caseros". 

 

Vengo de una generación que "los Remedios Naturales" eran el pan de cada día. Ya fuese una infusión para el dolor de barriga como de una cataplasma para el catarro. Y sino, una buena infusión de Manzanilla para dar brillo al pelo, y quien dice manzanilla para el pelo, digo vinagre...por suerte me tocó vivir esta generación, a la cual estoy encantada de haberla vivido. 

 

Tengo muchos y  muy buenos recuerdos. Aún puedo oler el olor que hacía la cocina o el baño a plantas! 

 

Pero las cosas cambian, evolucionan, y he aquí que con ello aparece la FitoCosmética.

 

Os definiría con el concepto actual que "los Remedios Naturales" son aquellos productos elaborados con plantas( al 100%)  de forma artesanal y como se han elaborado toda la vida... mientras que "la fitocosmética" es aquella que usa en parte plantas medicinales ( un 80%-90%) pero incorporando la tecnología de la cosmética y de forma artesanal.

 

Para entenderlo, os pongo un ejemplo con la caléndula: un Remedio Natural sería un ungüento, elaborado con cera de abejas y el aceite macerado de la planta, nada más. Un producto Fitocosmético sería una crema, elaborada en base y con ingredientes que utiliza la cosmética ( emulsionantes, agua, conservantes, antioxidantes, etc), habiendo según fabricante de un 6% a un 12% de aceite de caléndula o en su defecto en formato extracto.

 

Ventajas y desventajas:

 

El ungüento por lo general es para aplicaciones de zonas pequeñas. y con el tiempo acaba enrranciandose.

La crema en cambio, por lo general sirve tanto para zonas pequeñas como grandes y al llevar conservante su duración o caducidad es más larga. 

 

Según donde apliquemos el ungüento ( en este caso el de caléndula) su efectividad se verá antes, mientras que la crema tardará un poco más ( siempre dependiendo del % de caléndula que lleve). 

 

 

Elijas lo que elijas para sanar tus males, que siempre sea "Natural" y "Artesano"

 

 

 

Por Marta Sunyer, Fitoterapeuta y Artesana de Cosmética Natural

 

0 comentarios